Oración Online CEI 10-12-2020

Queridos amigos del Cei, el próximo jueves día 10 nos reuniremos para celebrar la fiesta de San Juan de la Cruz y la festividad Judía de Hanukkah. En la oración de alma enamorada, Juan de la Cruz nos dice que con el Amor podemos activar siempre la esperanza. No tenemos disculpas para dilaciones ó demoras, porque en este mismo instante podemos amar; el corazón siempre está libre para este trabajo.
Nuestra esperanza condiciona su llegada. El no tarda si tú esperas..

Que tu esperanza esté en lo que ha prometido, no en la migajas que no van a saciar tu hambre y tu sed. Sal fuera de tus deseos, da alas a  “tu esperanza de cielo que tanto alcanza cuanto espera…”.
Janucá – fiesta de las luminarias- que se debe al hecho de que en aquellos días lució de nuevo la libertad para el pueblo de Israel. Es una fiesta judía que se celebra todos los años a la luz de las velas. La celebración tiene una duración de ocho días en el mes de diciembre.

Este año se celebra del jueves 10 al viernes 18 de diciembre.La festividad de la Hanukkah hace revivir la reinauguración del Templo de Jerusalem por Judas Macabeo en 164 a.C., después de haber transcurrido tres años desde su profanación por Antioco Epífanes. Janucá es símbolo de resistencia y victoria espiritual. 

También resalta la protección y el amor de Dios para sus fieles, y la importancia de la fe y de la confianza en Dios. Importancia también del Templo como signo de la presencia de Dios entre los hombres, un Dios próximo pero también exigente que no quiere sacrificios rutinarios y vacíos, sino que busca un corazón humilde y justo con los hombres.

Oración on line: día 10.12.2020, jueves, a las 5,30h pm. puntualmente. La sala se abrirá a las 5,15 pm.La duración será aproximadamente de 1,15h.


Día: 10 dic 2020

Hora 05:30 PM Madrid

Unirse a la reunión Zoom
https://us02web.zoom.us/j/83713636409?pwd=dlhDZ1BJUC90MS92Y3BXZDBNSlFuUT09

ID de reunión: 83713636409
Código de acceso: 8CiBPK

No me quitarás, Dios mío, lo que una vez me diste en tu único Hijo Jesucristo, en que me diste todo lo que quiero; por eso me holgaré que no te tardarás si yo espero. ¿Con qué dilaciones esperas, pues desde luego puedes amar a Dios en tu corazón? Míos son los cielos y mía es la tierra; mías son las gentes, los justos son míos, y míos los pecadores; los ángeles son míos, y la Madre de Dios, y todas las cosas son mías, y el mismo Dios es mío y para mí, porque Cristo es mío y todo para mí. Pues, ¿qué pides y buscas, alma mía? Tuyo es todo esto y todo es para ti. No te pongas en menos ni repares en migajas que se caen de la mesa de tu Padre. Sal fuera y gloríate en tu gloria; escóndete en ella y goza, y alcanzarás las peticiones de tu corazón..”

Del alma enamorada, San Juan de la Cruz

En verdad, con mi corazón entero y con mis fuerzas te amo,
a todas luces y en secreto.
Tu nombre está ante mí,
¿cómo habré de caminar solo?
Es mi amado, ¿cómo voy a sentarme en solitario?
Es mi candela ¿cómo se apagará mi lámpara
¿Cómo me arrastrarán siendo Él apoyo de mi mano?
¡Fuente de mi vida!, ¡te bendeciré toda mi vida!
¡Fortaleza mía! ¡mientras viva te entonaré cánticos!

Yehudá Haleví (1070-1141)
Filósofo y poeta sefardí.

Janucá – fiesta de las luminarias que se debe al hecho de que en aquellos días lució de nuevo la libertad para el pueblo de Israel. Es una fiesta judía que se celebra todos los años a la luz de las velas. La celebración tiene una duración de ocho días en el mes de diciembre.  

Rabí Moshé Iserlas, sabio del siglo XVI escribe: También se llama Januká (inauguración) pues se restauró el altar del Templo que fue impurificado por los macedonios Origen de Janucá. Hanukkah conmemora la victoria de los Macabeos sobre los sirios y la re-dedicación del Segundo Templo de Jerusalén cerca de año 165 antes de Cristo. La re-inauguración fue necesaria porque el rey Seleucid de Siria, Antiochus IV habíaprofanado el templo al instalar un altar a Zeus en el lugar, consagrando el templo a los dioses de la antigua Grecia, y prohibiendo el Judaísmo.

Para finalizar con las persecuciones a los judíos, Judas Macabeo y su familia fueron los líderes de la insurrección en nombre de su fe. Después de tres años de lucha, ganaron ante el altar del Templo, al que se consagró nuevamente el culto judío.

Cuando los Macabeos empezaron a preparar el templo para la re-dedicación, encontraron que solamente tenían suficiente aceite para iluminarlo por una noche. Al final, el aceite duró ocho días, hasta que la nueva entrega del nuevo consagrado. Las velas son encendidas cada noche del Hanukkah para conmemorar el milagro. Durante la primera noche, una vela es encendida en un candelabro especial llamado Menorah. Al empezar la segunda noche, se añade una vela hasta que se llega a las ocho en la última noche. Judas Macabeo lo que hizo fue instaurar la conmemoración todos los años de Janucá para simbolizar la victoria del judaísmo. Esto hace que Janucá sea símbolo de resistencia y victoria espiritual.

También resalta la protección y el amor de Dios para sus fieles, y la importancia de la fe y de la confianza en Dios. Importancia también del Templo como signo de la presencia de Dios entre los hombres, un Dios próximo pero también exigente que no quiere sacrificios rutinarios y vacíos, sino que busca un corazón humilde y justo con los de más hombres. 

Tradiciones durante Janucá Dura ocho días, celebrándolo los judíos de todo el mundo, encendiendo velas de un candelabro específico de ocho brazos. Durante la primera noche, una vela es encendida en un candelabro especial llamado menorah. Al empezar la segunda noche, se añade una vela hasta que se llega a las ocho en la última noche. Se enciende de izquierda a derecha una vela diaria y se coloca el candelabro próximo a una ventana para que sea visible para que las luces se vean desde lejos y proclamen el milagro por el cual Dios libró a su pueblo. las luces de la Hannukah no pueden utilizarse ni siquiera para leer la Torá.

Al encender las luces la primera noche se dicen tres bendiciones a Dios, recordando el milagro a sus antepasados en aquellos días y en esta época y por habernos mantenido vivos y posibilitado llegar a esta fiesta. Al terminar de encender las luces, se recita la siguiente oración de acción de gracias:

“Encendemos estas velas por los milagros y maravillas, por las salvaciones y por los consuelos que has hecho con nuestros padres por medio de tus santos sacerdotes. Durante todos los 8 días de Januká, estas luces son sagradas y no pueden ser utilizadas ni siquiera para leer la Torá, porque son solamente para contemplarlas y para agradecer a tu Nombre por tus milagros, tus maravillas y tus salvaciones”.

En este acto se canta el himno Maoz Tsur, compuesto en el siglo XIII.:
¡Fuerte roca de mi salvación!
Es bueno alabarte.
Restaurarás mi casa de oración.
Y allí te ofrendaremos nuestra gratitud.
Cuando hagas estragos
en el feroz enemigo
celebraré con mi cántico
la restauración del Altar.

En la sinagoga también se encienden las luces de la Januká para proclamar el milagro y se canta el Halel. Durante el oficio se lee en la Torá el libro de los Números, la lectura del profeta Zacarías el versículo 4,6 que resume el sentido religioso de la fiesta: ”No con el ejército, no con fuerza, sino con mi espíritu, dice el Eterno, Dios del  Universo”.<br>La fiesta de Januká es muy alegre. Los platos que se consumen en esos días suelen ser buñuelos de patata o pasteles rellenos, siempre cocinados o fritos con aceite de oliva. Ahora la tradición se ha ido modernizando y a los pequeños se les regala monedas de chocolate, como símbolo de ayuda a los  que más lo necesitan. En la fiesta los niños juegan con peonzas, un juego que era señuelo cuando el culto judío lo prohibía.Merece la pena recordar que la familia es un símbolo importante de Janucá, representando el único núcleo social que escapa al intento de control de la fe. Un concepto que está respaldado por la victoria de los Macabeos que se hizo en familia. 

En la sinagoga también se encienden las luces de la Januká para proclamar el milagro y se canta el Halel. Durante el oficio se lee en la Torá el libro de los Números, la lectura del profeta Zacarías el versículo 4,6 que resume el sentido religioso de la fiesta: ”No con el ejército, no con fuerza, sino con mi espíritu, dice el Eterno, Dios del  Universo”.

La fiesta de Januká es muy alegre. Los platos que se consumen en esos días suelen ser buñuelos de patata o pasteles rellenos, siempre cocinados o fritos con aceite de oliva. Ahora la tradición se ha ido modernizando y a los pequeños se les regala monedas de chocolate, como símbolo de ayuda a los  que más lo necesitan. En la fiesta los niños juegan con peonzas, un juego que era señuelo cuando el culto judío lo prohibía.Merece la pena recordar que la familia es un símbolo importante de Janucá, representando el único núcleo social que escapa al intento de control de la fe. Un concepto que está respaldado por la victoria de los Macabeos que se hizo en familia. 

Pulsa para ver
cómo entrar en Zoom



Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s